martes, 3 de noviembre de 2015

Galletas sin gluten tipo "Chiquilín" - Del blog http://celiacos.blogspot.com.es - Actualizada

Mi peque además de celíaca es alérgica a un montón de alimentos más... así que encontrar productos aptos para ella en las tiendas o supermercados es casi misión imposible. Hay sólo una marca concreta de galletas que puede comer y que lleva más de 3 años comiendo y aunque a ella le siguen encantando, siempre que puedo procuro buscar recetas de galletas para que varíe un poco... Dí con esta receta de galletas de miel tipo "Chiquilín" en el blog http://celiacos.blogspot.com.es. Las preparé esta misma mañana cambiando únicamente la miel por sirope de ágave y no puede evitar que éstas fueran su postre hoy después de comer. ¡¡LE ENCANTARON!! La verdad es que es una receta sencilla, con ingredientes fáciles de encontrar y que no necesita de demasiado tiempo ni reposo... Salen unas galletas crujientes, que no se rompen fácilmente como suele pasar con otras recetas, y su sabor es muy rico.
INGREDIENTES:
 200 grs. Harina de arroz
30 grs. Harina de maíz amarilla
70 grs. Almidón de mandioca dulce
75 grs. Mantequilla 1 cucharada Sirope de Ágave (miel en la receta original)
40 ml Agua
60 grs. Azúcar moreno
60 grs. Azúcar blanco
1 cucharadita Bicarbonato sódico
1 cucharadita Goma xantana
1 cucharadita Canela

1.Preparar un almíbar con el agua, el sirope de ágave (o miel) y los azúcares. Poner el fuego, mezclar bien y retirar en cuanto hierva.
2. Agregar la mantequilla al almíbar y remover hasta que se integre bien.
3. Mezclar el resto de ingredientes secos y agregarlos al almíbar, removiendo bien con una cuchara para que se vayan mezclando.
4. Terminar el amasado a mano y dejar enfriar hasta que la masa quede a temperatura ambiente.
5. Estirar a un grosor de 4-5 mm.
6. Hornear en el horno precalentado a 180º unos 8-10 minutos.
7. Dejar enfriar sobre una rejilla.


Cómo conservar las galletas:

* Las galletas se conservan, bien guardadas en una lata para galletas o un recipiente hermético, hasta un par de meses; siempre teniendo en cuenta que conforme más tiempo pase más cambiará su sabor y textura inicial... Dos semanas es el tiempo recomendable para su consumo tras hornearlas.

* Algo básico es que las galletas enfríen totalmente sobre una rejilla, porque si las guardamos calientes se humedecerán y perderán su textura.

* Otra opción es congelarlas ya horneadas, una vez que enfríen, en un recipiente hermético, separadas por papel de horno. Se descongelan rápidamente a temperatura ambiente, o se les puede dar un golpe de horno si nos corre prisa...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *